La nadadora del Club Náutico se ha destapado en la temporada invernal como una de las sensaciones de la larga distancia andaluza.

Miembro del equipo de natación del Club Náutico desde los 8 años, Mª Victoria Rodríguez (Sevilla, 14/10/1999) se ha convertido en uno de los nombres propios del fondo andaluz con los resultados logrados esta temporada. Estudiante de Segundo de Bachillerato, la que fuera campeona y subcampeona de España alevín con los relevos de la selección andaluza, además de doble campeona regional de la categoría en mariposa, ha ido acumulando desde entonces éxitos en las pruebas autonómicas de larga distancia que la llevaron la pasada temporada al podio absoluto en los 1.500 libres y al cuarto puesto en los 800 libres del Campeonato de  España, y en la presente a proclamarse subcampeona de Andalucía júnior de larga distancia en piscina (5 km), además de conseguir las mejores marcas territoriales de 18 años en 2.000 y 3.000 metros.

-Sus resultados le han convertido en uno de los referentes sin discusión en el equipo del Náutico, ¿no?

-Realmente no se puede valorar la individualidad, ya que es un periodo de transición en el que considero que hay que estar pendiente de la cantera, que dará sus frutos con el nuevo proyecto iniciado por Eugenia Díaz y Germán Monterrubio.

-Y sobre todo como una gran fondista.

-Aunque en mis comienzos en la natación me centraba más en la velocidad (crol y mariposa), a partir de la temporada 2011/2012 empezaron a probarme en distancias superiores, y la verdad es que me he ido encontrando más y más cómoda a medida que incrementaba la distancia en las pruebas que nadaba.

-¿Se esperaba esos resultados en el Campeonato de Andalucía de larga distancia?

-Esperaba un buen resultado, ya que llevaba realizando una temporada muy buena.

-Ya avisó con su buen hacer en los Campeonatos de España absolutos de invierno.

-Este campeonato suponía un salto cualitativo, ya que pasaba de nadar competiciones de edades a nadar en un campeonato absoluto, donde competías no con las mejores de tu edad, sino con las mejores de España, e incluso algunas de ellas las mejores del mundo. Aun así, me encontré muy cómoda y conseguí mi mejor marca personal en la prueba de 1.500 libre (17:19.93).

-Detrás de esas dos mejores marcas territoriales de 18 años hay un gran trabajo en la sombra.

-La verdad es que son muchos años de duros entrenamientos, con altibajos, con alegrías y decepciones cuando las cosas no salen como esperas y llegas a plantearte si merece la pena seguir. Sin embargo, todas son experiencias de las que se aprenden y te ayudan a formarte como persona y como deportista. Estos años me han enseñado que el único fracaso es no intentarlo. En cuanto a las mejores marcas territoriales, son sólo una anécdota, especialmente en Andalucía, donde compites en tu categoría de edad con nadadoras de talla internacional como Paula Ruiz y María de Valdés o más recientemente Marta Garzón.

-¿Cómo se inicia en la natación?

-Mis padres me llevaron a la Escuela del Agua a los tres años. Al finalizar allí solían inscribirnos en los cursillos de natación del Náutico. En el último que realicé, el monitor, Néstor, me animó a formar parte del equipo del Náutico. Me ilusionó la idea y ahí empezó esta aventura.

-¿Cuáles son sus objetivos para la presente temporada?

-Desde la temporada 2011/2012, cuando asistí a una charla en el Club Náutico de Maite Trueba, donde nos animaba a intentar la ‘aventura americana’. Aunque en aquella época me parecía impensable, desde la pasada temporada mi ilusión ha sido poder conseguir unas marcas que me permitieran estudiar en una universidad americana, donde compatibilizar estudios y natación. Cada día estoy más cerca de alcanzar este sueño.

-¿Y a corto y largo plazo?

-No me planteo objetivos deportivos más allá. Me encanta este deporte y sólo deseo poder seguir disfrutando del mismo mientras desarrollo mis estudios universitarios. Paso a paso, el año que viene quizás tenga otras expectativas.

-Está claro que esto es un deporte individual, pero que tiene siempre detrás el respaldo de un equipo en el día a día.

-Sin duda alguna. Es individual en el momento en que te subes al poyete de salida hasta que tocas la pared para finalizar la prueba. Fuera de este periodo, el apoyo de tus compañeros, de tu entrenador, de tu equipo, en definitiva, es vital. Es importante sentir este apoyo, porque durante muchas horas sólo ves una raya negra en el fondo de la piscina, y hacer esto hora tras hora, día tras día, temporada tras temporada, se hace muy duro si no sientes este apoyo.

-Siguiendo en el Náutico, ¿cómo animaría a practicar su deporte a los socios del Club Náutico?

-Para mí es fácil animar a practicar la natación porque la vivo con pasión. Dentro del agua me siento libre y creo que es una sensación que todos agradecemos.  Es un deporte muy completo para el desarrollo físico y te aporta muchas cualidades, como disciplina, constancia, espíritu de superación y sacrificio... y todo esto redunda positivamente en el aspecto académico y personal de todo deportista.

Síguenos en